3 business hacks para PyMEs mexicanas: Herramientas tecnológicas para hacer crecer tu negocio

¿Alguna vez te has sentido atrapado por tu empresa? ¿Has llegado a pensar que muchas de las acciones que quieres llevar a cabo para impulsar el crecimiento de tu negocio se ven truncadas por las obligaciones que el mismo te impone? ¿Te gustaría ser un mejor líder, automatizar tus procesos e incrementar sus utilidades ¿y no sabes cómo? Entonces eres uno de los 5 millones de dueños de MIPyMES (micro, pequeñas y medianas empresas) mexicanas que se beneficiarían mucho por la integración de herramientas tecnológicas a su compañía.
Según datos del INEGI (el Instituto Nacional de Estadística y Geografía mexicano), en el país existen un poco más de 5 millones de empresas, entre las cuales hay: 4.7 millones de microempresas (entre 1 y 10 empleados) 250,000 de pequeñas empresas (entre 11 y 50 empleados) 50,000 empresas medianas (entre 51 y 250 empleados)
Juan González es el fundador de Botones Glez, una compañía basada en León, Guanajuato, dedicada originalmente a la confección de botones de cuero. Creó su empresa en 2006 en un anexo de la casa de sus padres, en el que al cabo de un año, ya había tres personas produciendo botones. El crecimiento inicial fue tan fulminante, que menos de dos años después de su primera venta, el taller estaba en condiciones financieras de mudarse a un galpón, donde se instaló maquinaria para la fabricación de diversos ítems de mercería, produciéndose incluso los empaques de sus productos, mismos que también se vendían a otros fabricantes de la zona. Para el año 2010, la empresa contaba con más de 20 empleados y facturaba unos 10 millones de pesos anuales. Por esa época fue cuando empezaron a llegar las empresas automotrices japonesas a la zona del Bajío, y Juan González consideró que era el momento de abrir nuevas líneas de producción en su fábrica, ya que contaba con suficiente infraestructura y un equipo consolidado. Quería invertir y diversificar su oferta manufacturando asientos de coches. Entonces, salió en búsqueda de clientes: concertó citas comerciales y acudió a los eventos de la industria. Mientras más salía a vender, con mayor claridad veía las oportunidades del sector, quedándose sorprendido por las que había perdido durante los últimos 5 años por haber permanecido en su fábrica, en vez de haber salido a analizar las necesidades del mercado, a conocer potenciales clientes y ampliar su cartera de contactos y productos. El problema fue que, al mismo tiempo en que comenzaba a vislumbrar todo ese potencial, la organización de su fábrica se desmoronó y una serie de problemas de producción, de recursos humanos, e incluso financieros, requirieron toda su atención. Los productos no estaban saliendo con la misma calidad que los caracterizaba cuando él estaba presente toda la jornada laboral y algunos clientes se fueron con la competencia.
Los dueños de PyMEs suelen verse enfrentados a dos problemas:
  • La necesidad de estar fuera de su empresa el mayor tiempo posible para vender su producto o conseguir inversionistas, lo que implica la falta de tiempo para estar físicamente presentes, hacer labor de back office o estar detrás de su cadena de producción.
  • La falta de presupuesto para contratar a expertos que los apoyen en todas las diversas áreas que necesitan desarrollar.
Entonces, se dio cuenta que su crecimiento se vería truncado si él no estaba en su negocio; si él no apoyaba presencialmente a su equipo y tomaba cada una de las decisiones de la fábrica, las cosas dejarían de funcionar bien y ya no contaría con un buen producto que vender. Pero, si al contrario, él se quedaba todo el día vigilando su fábrica, no podría salir a construir los contactos que necesitaba para inyectarle dinero a su empresa. Lo que parecía un problema sin fin para la empresa Botones Glez es, en realidad, un círculo vicioso al que se enfrenta la mayoría de los dueños de PyMEs mexicanas. ¿Dónde es más importante que estén? ¿A qué es más estratégico que dediquen su tiempo y energía? No puede ser que según la elección que hagan, quede sacrificado uno de los dos pilares fundamentales de su crecimiento empresarial. Explica Michael Gerber, el llamado “gurú de la pequeña y mediana empresa” y fundador y presidente de E-Myth Worldwide, que todas las frustraciones que experimenta un pequeño y mediano empresario se deben a la errónea creencia de que debe realizar él mismo todo lo que sea necesario para el crecimiento de su negocio. Cree que para que su empresa tenga éxito, tiene que aprender cómo hacerlo todo, ya sea que le guste o no, y que eso es el único modelo para operar su compañía con éxito, cuando, al contrario, es fundamental desechar ese mito y organizarse correctamente para reducir y replantear el esfuerzo de cada día.
Michael Gerber, autor del bestseller The E-Myth y experto en crecimiento de PyMEs, explica que los pequeños y medianos empresarios hacen todo el trabajo ellos mismos, no porque deban o porque lo necesiten, sino porque piensan que así deben hacerlo. Creen que si no hicieran el trabajo por sí mismos, nunca se haría.
Por suerte, existen cada vez más herramientas sobre las que los empresarios pueden apoyarse si se encuentran en esta situación. Es importante conocerlas y aprender a implementarlas bien. La tecnología debe ponerse al servicio de los negocios y facilitar la transformación digital, y aquí te compartimos tres herramientas que pueden ser de gran utilidad para ello.

1. Outsourcing y Robots: ármate de un equipo de expertos

Una de las grandes oportunidades que nos ha dado la tecnología es la del outsourcing. Gracias a la posibilidad de delegar distintas tareas a opciones fuera de tu entorno físico, puedes manejar a distancia grandes volúmenes de tus responsabilidades, en especial si son activos digitales. ¿Necesitas un programador que te ayude a desarrollar un sitio web, una aplicación; o alguien que genere contenido para tu blog o lleve tus redes sociales? El mercado para conseguirlo no es sólo tu ciudad, sino toda la web. Vamos, inclusive puedes contratar a agentes de venta de manera remota y ahorrar dinero y tiempo para invertirlos en mejorar tu negocio. Asimismo, para que tu compañía prospere, es fundamental colocar tu producto frente a las personas correctas. Una buena campaña de marketing puede ayudarte a lograrlo, y gracias a la ayuda de la tecnología ya no hace falta dedicarle grandes recursos, ni económicos ni de tiempo. Las plataformas sociales, en donde está presente ya casi toda la humanidad (ergo, tus clientes potenciales) ofrecen distintas opciones para lanzar campañas de publicidad online, con grandes opciones de personalización para asegurar que tus anuncios aparezcan frente a las personas adecuadas, en el lugar y momento adecuado. Para lograr esto, primero necesitas tener claro cuál es el objetivo deseado con tus esfuerzos de publicidad online, tu público meta y el destino a donde los quieres llevar. Tener toda esta información hará más probable el éxito de tus campañas. Truco 1: Existen distintas plataformas donde puedes encontrar a freelancers que ofrecen sus servicios. Fiverr es la más famosa de ellas, pero incluso en Facebook hallarás varios grupos dedicados a distintas profesiones para ayudarte a crecer tu compañía. Truco 2: Están disponibles varias opciones gratuitas para aprender los conceptos básicos de publicidad online, por ejemplo, la aplicación Primer de Google (disponible para Android y iOS), otorga lecciones digeribles de distintos elementos de marketing para aplicar a cualquier plataforma.

2. Beacons: Conecta con tus clientes

La entrega de flyers y cupones ha quedado en el pasado, ahora, gracias a los beacons, puedes conectar con tus clientes y ofrecerles distintos beneficios mientras recolectas valiosa información sobre sus hábitos de consumo cuando visitan tu tienda. Tan pequeños como una moneda, estos aparatitos se valen de la señal Bluetooth para conectarse con los smartphones de tus visitantes y así ofrecerles descuentos, catálogos o noticias acerca de tu negocio. Una de las grandes ventajas es que los beacons cuentan con una señal única por cada dispositivo, por lo que pueden identificar cada uno de los teléfonos que se conecten con ellos. Truco: Se estima que para 2018 habrá 3.5 millones de beacons en las tiendas mexicanas, y desde hoy, ya hay varias páginas y entradas de blog que pueden ayudarte a encontrar la manera de implementarlos de la mejor manera para tu negocio, como esta entrada de la página Motti. Seguro no tardarás nada para idear un par de aplicaciones de esta novedosa tecnología en tu negocio.

3. ERPs: Software a tu medida

Los paquetes de software empresariales incrementan de forma considerable la sustentabilidad económica de las empresas al integrar todos los módulos que la componen, de tal manera que mejoran los procesos administrativos y financieros. La información que arrojan se encuentra en línea y es disponible en tiempo real, por lo que puedes tomar decisiones mucho más ágiles y rápidas. Al apoyarse en los tableros de control, los dueños de las empresas obtienen una visión global sobre su negocio, logrando implementar estrategias rentables y prácticas que mejoran el uso racional de los recursos, y que maximizan los beneficios. Además, estas herramientas están enfocadas en eliminar las estructuras físicas que se tornan insuficientes e inoperantes. Truco: Para que tu productividad sea mayor y tu crecimiento constante, el software empresarial especializado que escojas e implementes debe adaptarse a tu modelo de negocio; debe ser un “traje a la medida”. Sólo así tu negocio se volverá más productivo, propondrá servicios innovadores o creará productos que destaquen sobre los de tu competencia. Intelisis ERP es un sistema que fue desarrollado especialmente para responder a las necesidades fiscales de las PyMEs mexicanas; le da continuidad al software de ASPEL que es utilizado por micro y pequeñas empresas (las que tienen menos de 50 empleados), y ofrece soluciones verticales adaptadas a las necesidades de más de 50 giros económicos nacionales.
Los directivos de marketing de Intelisis, una empresa mexicana de software ERP, explican que, para ser exitoso, un empresario debe enfocarse en transmitir la visión de su proyecto, de su negocio. Es fundamental que sus clientes e inversionistas crean y confíen en él. Así, no puede estar todo el tiempo viendo las finanzas de su empresa, apagando los fuegos operativos o vigilando la cadena de producción.
Con el uso de las herramientas adecuadas, la propuesta de valor de tu empresa no se verá frenada si no puedes estar presente todo el tiempo en la operación. Recuperarás lo que habías proyectado a la hora de empezar tu empresa: dirigir tu negocio sin tener que estar interviniendo directamente en él a todas horas. Podrás dedicarte a lo que es realmente importante: salir a llevar a cabo labores de ventas y otras tareas externas, y aún así regresar y encontrar a tu centro de operaciones funcionando perfectamente bien. Es fundamental que las empresas mexicanas inviertan en ciertas de estas herramientas. Indudablemente, el correcto uso de la tecnología puede apalancar y apoyar su crecimiento. La tecnología es el eje vector de las PyMEs del siglo XXI.