México de cara a la cuarta revolución industrial

México de cara a la cuarta revolución industrial

El impulso de una Industria 4.0 debe venir acompañado positivamente por un apoyo técnico y, por ende, del crecimiento tecnológico, opina Dionisio Castillo.

 Hace unas semanas la iniciativa privada, sector público y representantes de la academia – científica, literaria o artística, establecida con autoridad pública – se unieron durante el anuncio de una nueva política industrial del país, la cual desde hace unos 25 años no reflejaba grandes cambios y que hoy busca ser un referente para la innovación y transformación de ciertos sectores.

Debatir su relativa y pronta aplicación podría traer a la mesa un sinfín de aristas que debemos tomar en cuenta y en las cuales, el grueso de los empresarios mexicanos debemos participar para llegar a una buena y correcta implementación. Sin embargo, en esta ocasión me gustaría reflexionar en tres grandes rubros: el talento humano, la competitividad industrial y la igualdad económica–social.

Comencemos por la gente. Según el estudio de Deloitte, consultoría en asesoría financiera, a clientes públicos y privados de diversas industrias, Tendencias Globales en Capital Humano 2019. Liderando la Empresa Social: reinvención con un enfoque humano, los dirigentes debemos adoptar siempre un punto de vista matizado para perseguir objetivos comerciales tradicionales. ¿Qué debemos visualizar? El contexto, nuevas competencias críticas como: la conducción a través del cambio, la ambigüedad, la incertidumbre; así como la comprensión cada vez más profunda de las tecnologías digitales y la inteligencia artificial.

Los resultados de dicho estudio, los cuales se obtienen a raíz de una encuesta, arrojan que el 84% de los participantes visualiza la necesidad de repensar la experiencia laboral para mejorar la productividad y deja ver que las empresas en México tienen una legítima preocupación por saber cómo acelerar el desarrollo de las personas, dado los cambios en la forma de trabajar generados por las nuevas tecnologías y de la transición a nuevos esquemas de colaboración.

Una minoría de participantes en dicho documento consideró que el rubro de la automatización implica reimaginar cómo se hace el trabajo, resultando de esto el hecho de que la cuarta revolución industrial nos alcanzó gracias al Internet de las Cosas, la nube, la integración de los datos y los sistemas de fabricación. Con este antecedente, la gran pregunta que debemos hacernos ante el nuevo decálogo se basa en qué papel debemos darle a la gente en esta apuesta industrial.

Esto nos lleva a la segunda reflexión. Si bien esta política puede representar el inicio – tardío para México – del boom de la industria 4.0, debemos apuntalar el crecimiento competitivo de los sectores involucrados (automotriz-autopartes, aeroespacial y eléctrico-electrónico) para colocar a nuestro país en una senda de desarrollo sustentable, fortalecer las cadenas productivas industriales y equilibrar el progreso por sectores y regiones.

Comencemos por la gente. Según el estudio de Deloitte, consultoría en asesoría financiera, a clientes públicos y privados de diversas industrias, Tendencias Globales en Capital Humano 2019. Liderando la Empresa Social: reinvención con un enfoque humano, los dirigentes debemos adoptar siempre un punto de vista matizado para perseguir objetivos comerciales tradicionales. ¿Qué debemos visualizar? El contexto, nuevas competencias críticas como: la conducción a través del cambio, la ambigüedad, la incertidumbre; así como la comprensión cada vez más profunda de las tecnologías digitales y la inteligencia artificial.

Los resultados de dicho estudio, los cuales se obtienen a raíz de una encuesta, arrojan que el 84% de los participantes visualiza la necesidad de repensar la experiencia laboral para mejorar la productividad y deja ver que las empresas en México tienen una legítima preocupación por saber cómo acelerar el desarrollo de las personas, dado los cambios en la forma de trabajar generados por las nuevas tecnologías y de la transición a nuevos esquemas de colaboración.

Una minoría de participantes en dicho documento consideró que el rubro de la automatización implica reimaginar cómo se hace el trabajo, resultando de esto el hecho de que la cuarta revolución industrial nos alcanzó gracias al Internet de las Cosas, la nube, la integración de los datos y los sistemas de fabricación. Con este antecedente, la gran pregunta que debemos hacernos ante el nuevo decálogo se basa en qué papel debemos darle a la gente en esta apuesta industrial.

Esto nos lleva a la segunda reflexión. Si bien esta política puede representar el inicio – tardío para México – del boom de la industria 4.0, debemos apuntalar el crecimiento competitivo de los sectores involucrados (automotriz-autopartes, aeroespacial y eléctrico-electrónico) para colocar a nuestro país en una senda de desarrollo sustentable, fortalecer las cadenas productivas industriales y equilibrar el progreso por sectores y regiones.

Es importante tener claro que el impulso de una Industria 4.0 debe venir acompañado positivamente por un apoyo técnico y, por ende, del crecimiento tecnológico, sin que esto represente desplazamiento de empleos. Debemos hacer una integración diaria, pero evolucionar a la par, para que la transición sea a favor de la sociedad y del desenvolvimiento industrial.

Y ante este boom, ¿la brecha de desigualdad económica y social crecerá? La especulación podría darnos respuestas que parecerían certeras, pero es nuestro trabajo como líderes empresariales contener, a la par de que crecemos, que la bifurcación se extienda de más.

Empresarios, industrias y gobierno debemos abordar cómo aminorar la desigualdad en aquellas zonas del país que se encuentran ante un rezago económico y social, el cual, ante la apertura del mercado debería cambiar y dinamizarse a favor del crecimiento nacional e impacto regional.

Sin duda, para establecer lo anterior y, además, capitalizar hacia los dos puntos previos, debemos firmar un compromiso interno para impulsar la adecuada implementación de programas de formación profesional, capacitación continua y certificación de competencias para volver tangible el incremento de productividad y, por ende, impulsar la creación de empleos permanentes que en los últimos años se ha frenado.

Por ello siempre haré un llamado a que en la iniciativa privada tomemos un rol proactivo, enfocado y con una visión a un futuro próspero. Además, considerando que los trabajos que hoy existen serán diferentes en 10 años, la tecnología debe ser el elemento integrador que construya certeza ante las inminentes y necesarias actualizaciones de las políticas industriales, sociales y económicas por venir.

Fuente: Expansión

https://expansion.mx/opinion/2019/11/08/mexico-de-cara-a-la-cuarta-revolucion-industrial

México como aliado de innovación industrial

México como aliado de innovación industrial

México es el primer país de América Latina en ser invitado como socio a la feria, pues se ha convertido en un importante receptor de inversiones, sobre todo a la industria automotriz en donde el país se ha propuesto alcanzar la marca de los 5 millones de automóviles producidos en 2020, con lo que se convertiría en el 5° productor a nivel mundial. 

Durante este evento se dan cita anualmente empresas especializadas en la automatización de procesos industriales a través de la inteligencia artificial, en equipamiento, software y servicios industriales en una amplia gama de tecnologías energéticas, así como en robótica y en tecnologías 4.0. Así mismo, en la inauguración de la feria se pudo ver participar al Presidente Enrique Peña Nieto acompañado de  la Canciller Alemana, Angela Merkel.

Los principales atractivos de México hacia los países europeos son sus elevados niveles de crecimiento y bajos salarios; la industria automotriz Alemana se convirtió en la puerta de entrada para poder cerrar este tipo de proyectos, pues ha logrado llevar tanto a sus propios proveedores como a otros sectores industriales a establecerse en nuestro país.

Algunos de los propósitos de la participación de México en Hannover Messe 2018 fueron conocer lo que otras naciones líderes están haciendo y  consolidar la estrategia para posicionar al país como líder en industria 4.0.  México consiguió siete proyectos de inversión durante la feria industrial de Hannover, los cuales superan los 700 millones de dólares, señaló Proméxico.

Entre estos proyectos se encuentra la inversión de la empresa farmacéutica, Sanofi, en el Estado de México, por 129 millones de euros, Streit Groupe en Guanajuato, la empresa italiana Fratelli Poli, enfocada a temas comerciales, de ingeniería y manufactura en Aguascalientes, por mencionar algunos.

El director general de Deutsche Messe, Jochen Köckler, aseguró que México fue “un magnífico país invitado y tuvo una histórica participación”, ya que fue el quinto país con más visitantes en la feria dentro de sus diferentes pabellones.

La Industria 4.0 el camino de éxito para México

Industria_4,0_méxico

No es una casualidad que la industria automotriz y la aeroespacial en México se mantengan en óptimas condiciones a pesar de la incertidumbre del TLCAN, apoyadas en la tecnología; estos y muchos otros sectores están en dirección a la Revolución Industrial 4.o.

Conceptos como la automatización de procesos, la robotización de las fábricas y la conectividad, han encontrado un lugar privilegiado en la industria a nivel mundial y México puede ser la excepción.

Pese la incertidumbre ocasionada por la posible desaparición del Tratado de Libre Comercio de America del Norte, la industria mexicana debe sustentar su modelo de trabajo hacia los sistemas digitales, anteponiendo la primicia de mejorar sus niveles de producción, reducir los costos y mejorar el aprovechamiento de los recursos; teniendo en la adopción de modelos 4.o, el medio más adecuado para conseguir estos objetivos.

Pero es aquí que resulta indispensable resaltar ciertos elementos que dan vida a este entorno de trabajo digital.

La adopción de sistemas tecnológicos integrales a lo largo de los procesos de producción, son la punta de lanza de esta transformación, tomando en cuenta que las posibilidades de mejorar la cadena de producción abarca desde la obtención de la materia prima hasta la entrega y comercialización del producto, pero es en el sentido propio de la fabricación que el modelo digital se complementa.

Fabrica Digital

Como parte del modelo de producción, existen diversas herramientas que han encontrado su reivindicación dentro de la matriz misma del sector; la fabrica. Es aquí donde el mayor potencial se ha derivado del uso de robots y sistemas de automatización conectados vía IoT, ya que permiten a las maquinas realizar funciones de operación con la posibilidad de conocer el status de cada uno en tiempo real, esto permite estar al tanto de cada proceso que se realiza de forma efectiva.

La estimación de que esta industria se ha posicionado, parte del elemento que indica el aumento de pedidos de robots enfocados a operaciones específicas de ensamblaje, dotados de inteligencia basada en algoritmos, los robots han mejorado de manera considerable el rendimiento mostrado por el capital humano, además agregando que los gastos y riesgos de trabajo se ven minimizados en gran medida.

Cabe mencionar que si bien el uso de maquinaria y robots no es algo nuevo, la especialización ha permitido que estos elementos hayan ampliado su zona de trabajo, pasando de trabajos “rudos” a trabajos de operación.

Otro beneficio concedido por los robots es la de compartir datos e información entre unos y otros a través de la nube, lo que supone una intercomunicación entre robots que hoy es solo incipiente. Y lo que es más relevante, robots autónomos capaces de tomar decisiones cada vez más complejas, lo que sin duda representa un riesgo potencial de empleo para el capital humano, pero la esperanza ahora radica en perfiles que puedan dedicarse a la programación, manutención y reparación de este capital tecnológico.

concepto de fabrica y maquinaria digital

México, caminando hacia el futuro

Si bien, existen muchos factores que pueden limitar e incentivarla preocupación entre los protagonistas de este sector, la tendencia indica que el no hacer caso a estos nuevos modelos puede resultar sumamente perjudicial, ya que industrias como la Alemana, Japonesa y Americana, tiene una una ventaja competitiva ya demostrada, por lo que la distancia en comparación a estas es cada vez mayor.

Pero la realidad indica que es posible cualquier industria, sin importar el tamaño de la misma, pueda lograr hacer frente a cualquier otra siempre y cuando pueda adoptar esta modalidad, así como ya lo han empezado a hacer la industria del acero, la de alimentación, la química y la electrónica.

Las PyMes no deben estar exentas de este tema, desde la especialización en materia digital y tecnológica para crear lineas de negocio encaminadas a mejorar estos conceptos, hasta la de adopción como proyectos de inversión a corto plazo.

El futuro aún mantiene tintes de incertidumbre, pero el presente solo demanda una cosa para evitar el rezago; la transformación 4.0.

 

#InformaTI. by Intelisis

El IoT impulsará el desarrollo energético, transportista y manufacturero en México

El IoT impulsará el desarrollo energético, transportista y manufacturero en México

Según datos de Expansión.com, analistas proyectan que en los próximos cinco años, el valor del mercado nacional de internet de las cosas aumentará en 23%, pero se debe acelerar en integración de datos.

Proyectar negocios inteligentes hoy día, va más allá de números y datos, debido al crecimiento acelerado de la demanda de productos y servicios, las empresas se han visto en la necesidad de optmizar y mejorar cada proceso en su haber.

Imaginemos fabricas en las cuales toda la cadena de producción sea completamente automatizada, en la cual el personal se enfoque al análisis, control y atención de las maquinas mediante previo aviso de estas ante cualquier posible falla, o que tal tener una visión en tiempo real de los ductos distribuidores de combustible para evitar robos o fugas, esto esta más cerca de la realidad posible gracias a la tecnología del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Al cierre de 2017, dicho mercado tendrá un valor de 1,133 millones de dólares a nivel nacional y se espera que para 2022 alcance los 3,956 millones de dólares, según datos de la consultora Frost & Sullivan.

IoT_enviroment_success_concept

 

Ignacio Perrone, director de investigación en transformación digital para Frost & Sullivan en América Latina, comento que si bien el mercado nacional está aprovechando esta tendencia ha tenido un incremento de atención y aplicación con miras de renovar algunas de sus industrias más tradicionales, aún se requieren avances para capitalizar su potencial.

Si bien su uso se ha aprovechado para reducir los gastos en los procesos de producción, el objetivo a futuro deberá estar orientada a crear nuevos y mejores modelos de negocio, esto en busca de posicionarse de mejor manera para impulsar la competitividad.

En la actualidad esta tecnología ha tenido un importante despegue en conceptos de wearables para el sector salud o las ciudades inteligentes, en términos de industria los beneficios más tangibles se estiman en la manufactura automotriz, la de combustibles y la de transporte.

La oportunidad que brinda el implementar tecnología IoT, mas allá de solo gestionar y brindar de inteligencia a las herramientas de trabajo, radica en la producción y almacenamiento de información, ya que los datos que se generan a partir de estos, será posible entender comportamientos históricos y crear predicciones para el futuro.

En la entrevista realizada por Expansión, Perrone comento que los servicios de gas y energía serán los de mayor aprovechamiento de IoT en 2018 y se prevé que en este tenor crezca 33%, seguido de manufactura inteligente con 31% y en tercero movilidad y transporte, en donde aclaró que se incluyen desde los sistemas de monitoreo logístico hasta apps de transporte como Uber y Cabify, crecerá 15%.

Al cierre de 2017, el IoT tendrá un valor de 1,133 millones de dólares a nivel nacional y se espera que para 2022 alcance los 3,956 millones de dólares, según datos de la consultora Frost & Sullivan.

En miras del consumidor, una encuesta de la firma resaltó que una de las cosas que mayor relevancia tendrán es aquellas relacionadas a la seguridad y protección de los datos personales, ya que esta información puede resultar sumamente importante y por tanto puede existir un riesgo inminente a robo y sustracción de los mismo, por lo que crear normativas y leyes reguladoras para el correcto resguardo de esta información, es un tema crucial al hablar de adopción de esta tecnología.

“La gente está esperando y aprendiendo. Pero si las empresas no hacen los despliegues internos necesarios van a fracasar; la confianza de los usuarios aún es baja lo que nos refiere que la seguridad de los datos sí es un factor que cuidar”, dijo.

Si bien esta tecnología no resulta una novedad para la mayoría de las personas, aún existen muchas brechas que han limitado su adopción en México, pero en cuestión de diez años veremos la puesta en marcha de dichas herramientas y no habrá factores que limiten su expansión, señaló el director, y “la macroeconomía no será una excusa para que esto no suceda”.

Show Buttons
Hide Buttons