La inminente tendencia de la Transformación Digital

La transformación digital es parte de este camino de innovación que comenzó con la revolución industrial en el siglo XVIII, y es más que solo uso de plataformas de comunicación digitales y herramientas tecnológicas.

La palabra transformación digital es un término que en los últimos tiempos ha empezado a tener una repercusión de suma importancia en el ámbito de los negocios, sin importar el sector en el que se encuentre o el tamaño de la empresa en cuestión, la inminente evolución del comportamiento humano a dirigido los esfuerzos comerciales a aquellas herramientas que mayor poder han adquirido en los tiempos modernos.

Atrás quedaron las épocas en donde las empresas se limitaban a atender asuntos propios y ofrecer productos y servicios conforme a sus capacidades y oportunidades, hoy el cliente es la piedra angular del éxito de los negocios y ha re dirigido los conceptos tradicionales de atención, calificación y selección de marcas.

La espacio digital es el lugar en el que hoy por hoy se llevan a cabo muchos de estos nuevos procesos, pero para estar al día y no perderse en el camino a la integración este ecosistema es necesario conocer algunos aspectos esenciales.

Elementos clave de la transformación digital

Entender y atender la transformación. El camino que conduce a la transformación digital es más que solo adoptar nuevas tecnologías o conducirse por los principales canales de comunicación, se trata de entender el ¿porque?, ¿cómo?, ¿donde? de formar parte.

Esto se entiende que usar tecnología de punta no sirve para resolver los negocios si no se tiene claro los objetivos a atender, o que si el uso de plataformas digitales es la única herramienta necesaria para llegara los clientes, o que si el uso de estas son exclusivas de áreas como dirección, o ventas o marketing, el verdadero objetivo es unificar todas las ramas de negocio, de esta manera obtener el control total y conjunto de la empresa como un solo elemento, pero sin descuidar los objetivos primordiales de cada uno, de lo contrario solo servirá para minimizar algunos aspectos y no tendrá el impacto deseado.

Formar parte de la generación actual. El ejemplo más claro de esto son las generaciones humanas, que han crecido, desarrollado y basado su entorno en base a las herramientas de “moda”, esto refleja una adaptación casi inmediata a tecnologías aprovechando en mayor medida los beneficios y oportunidades que estas ofrecen, en cambio las generaciones más antiguas han visto complicaciones a la hora de adaptarse al uso de nuevas herramientas.

Lo mismo ocurre a nivel organización, aquellas empresas que nacen, deben hacerlo inmersos en esta tecnología, esto les otorgará un empoderamiento para poder hacer frente incluso a las empresas tradicionales y de mayor abolengo en el mercado, lo que se traduce en igualdad de oportunidades.

Valor agregado. En términos de competitividad en el mercado, existe un elemento básico pero de gran importancia en el momento de decisión entre una empresa y otra; el valor agregado, ese que distingue y da un plus a las empresas, es aquí donde lo digital toma la delantera, la capacidad de atender al consumidor de forma inmediata, brindar un servicio o producto personalizado, mejorar los procesos de producción que se traduce en reducción de costos de venta, así como facilitar la interacción en los procesos de compra, son conceptos que benefician a los clientes y permiten la aceptación y recomendación por parte del mismo hacia el mercado potencial.

El cliente es el rey. El concepto de la industria digital o 4.0, es un paso más en el proceso de transformación que ha venido evolucionado a través de los tiempos, entendiendo que el cliente es el elemento principal del mercado actual, en donde funge como juez y jurado de las empresas, el mismo que ahora puede con un mensaje mejorar o incluso dañar la imagen de una compañía; busca atención única, productos específicos, simplicidad, facilidad, información y ayuda para lograr una acción de compra, lo que pone a prueba la capacidad de la empresa de ofrecer esto y más a cada individuo interesado en ella.

customer_choosing_one_trend_in_tablet

 

Los tiempos en donde el cliente solo era visto como un costal de dinero ha pasado, hoy basta con click para encontrar otra alternativa, para desprestigiar un historial empresarial e incluso para confrontar a una organización, por lo que crear estrategias para enriquecer este aspecto toman una mejor forma en las herramientas digitales.

Revolución Interna. Unos de los elementos que mayor complicación tiene a la hora de innovar es la incertidumbre, el no saber como van a funcionar las cosas, el temor de riesgos de seguridad, los costos de implementar nuevas herramientas, pero sobretodo el cambio en la cultura colectiva de las organizaciones, que limitan la eficacia de la integración total de estas nuevas medidas, al señalar que se trata de un problema de actitud más allá de las capacidades mismas de los integrantes, por lo que cambiar la conducta y mentalidad surge como el principal obstáculo de este proceso.

Renovarse o morir. Pudiera sonar trillada la idea de que integrarse al sector digital sea algo casi obligatorio, ya que el hecho de adquirir estas propiedades no garantizan el éxito, ni mucho menos eliminan de forma total el riesgo de perdidas o problemas, pero en este contexto, no existe todavía un remedio mágico que si lo haga.

La idea radica en el plano de competitividad, las personas que entiendan y adapten estas soluciones, son capaces de minimizar el uso de tiempo y de recursos, a manera de enfocarse en aspecto más representativos como la búsqueda de nuevos modelos de negocio, que implementados en un sector especifico, puede aventajarlos en obtención de participación de mercado, que sin duda pondrá en riesgo y volverá anticuados y obsoletos a los modelos tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons