Descubre cómo el “Grafeno” está transformando la industria manufacturera

Se ha hablado mucho de su descubrimiento, e incluso ha sido catalogado como uno de los materiales más prometedores de nuestra era. Y es que el grafeno representa una revolución en la vida como se le conoce hoy en día, pues no sólo afectaría industrias como la aeroespacial o la automotriz, también la manufactura tendría grandes avances con la implementación de este versátil material.

Desde la década de 1930 el grafeno era descrito por los investigadores y fue hasta el 2004 que su verdadera utilidad fue descubierta por el profesor y alumno de doctorado de la Universidad de Manchester, Andre Geim y Konstantin Novoselov, quienes fueron merecedores del Nobel de Física en 2010.

El grafeno es similar al grafito o al diamante, pero su estructura molecular es plana formada por átomos de carbón y enlaces covalentes dándole propiedades como flexibilidad, ligereza y resistencia, lo que lo hace un buen conductor de energía, que puede expandirse, contraerse y resistir ambientes extremos.

A pesar de que ya son 18 años desde su descubrimiento, son pocas las empresas que se han atrevido a experimentar con él e implementarlo en sus productos. Sin embargo, hoy en día hay grupos de ingenieros que construyen con el grafeno e incluso el presidente de Vorbeck Materials, John Lettow, estima que para el 2019 la mayoría de electrónicos disponibles lo tendrán en su interior.

Pero este material no sólo puede ser implementado en aparatos tecnológicos, ya que sus propiedades prometen mucho para el resto de la industria manufacturera, pues en productos como la ropa podría ser utilizado mejorando su durabilidad y calidad, transformando incluso la forma en la que se publicita.

El grafeno podría sustituir al cobre, aluminio e incluso el plástico, pues es mejor conductor, tiene menor costo, su producción es más rápida y además es un material biodegradable. Sin embargo, su implementación desplazando lo que ya es usado y afectaría sustancialmente a varias industrias y economías como la de Chile o China, por lo que aún existen reservas y se siguen haciendo pruebas con el material.

Referencias:

The Verge, 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons